Biografía

header image

25 de mayo de 1837.En San Martín de Provençals, (Barcelona-España). nacía una niña.

26 de mayo de 1837. Iglesia Parroquial de San Andrés de Palomar. La bautizaban con el nombre de Micaela, Teresa Luisa, el nombre de sus padres quedaba en el silencio. Dios para su Iglesia la “llamaba” su hija. En la Torre de Querol la cristiana familia Baster-Durán, con cuatro hijos ya. madre_micaela_2La acoge con cariño. Y entre ellos, compartiendo afmadre micaelaecto, educación y pan, transcurre su infancia y juventud, al calor de este sencillo hogar cristiano, la semilla bautismal va germinando.

Aquel que la llamó por su nombre va dejándole escuchar su “voz” suave e insinuante. Los que fueron para ella como padres le aconsejan contraer matrimonio. Tiene Micaela 20 años. Gabriel Grau le ofrece, con su amor, apellidos y protección. Acepta el matrimonio que le proponen. Dios bendice el amor de los jóvenes esposos, llenando de alegría su hogar con la sonrisa de un niño. Sabe Micaela la importancia y la grandeza de construir un buen hogar. Se siente feliz dedicándose a sus deberes de esposa y madre. Pero Dios sigue marcando la vida de Micaela, con signos difíciles de descifrar. Prematuramente muere su esposo. Intuye que otros son los planes de Dios. Se abandona confiadamente en sus manos.

molins_de_reyEl Arcipreste de Villanueva y Geltrú, P. Mateu, le propone ser su ama de llaves. Se compromete de lleno en la actividad parroquial. Mons. Urquinaona realiza Visita Pastoral a la Parroquia. El Prelado llama e insiste en la necesidad de llevar adelante una gran acción catequética. Esto será decisivo para ella. Micaela percibe la llamada de Dios a tomar en su vida un compromiso nuevo: Su confianza en Dios y la respuesta a su amor, le lleva a leer los signos de su tiempo y a comprometer su vida en servicio a los hermanos.

Madre Micaela Consagra su vida a Dios e inicia en la Iglesia una nueva familia religiosa cuyo fin sea la Enseñanza de la Doctrina Cristiana a los hombres de cualquier edad y condición social, señalando preferentemente a los niños y a los pobres.

El 26 de noviembre de 1880 se establecía en Molins de Rey la primera Comunidad con la autorización del Obispo de Barcelona. Había nacido una nueva Congregación:
Las Hermanas de la Doctrina Cristiana.