Misiones

header image

Tras las huellas de Cristo la Madre Micaela del Sagrado Corazón quiso recorrer los caminos del mundo sembrando su Palabra, entregando su vida, compartiendo con los pobres su amor y su esperanza. Con ella y para continuar su obra, nació el Instituto de Hermanas de la Doctrina Cristiana en el año 1880.

Hermanas de la doctrina cristiana

Micaela hizo sencillamente lo que entendía era la voluntad de Dios. Quizá el rasgo más destacable en la vida de Micaela, además de su confianza en Dios, es su sencillez de vida. Hizo sencillamente lo que Dios le iba poniendo día a día.

No escribió sino los documentos que precisa todo inicio de un Instituto religioso, y éstos, tan concisos que sólo ocupan unas pocas páginas En ellos. no obstante. se percibe su gran espíritu de fe. su intensa vida de oración, su alegría y su entrega generosa a Dios por el servicio callado al hermano.

Muera yo, Señor, pero salva a los padres y madres de familia y a los demás.

Como el grano de trigo que sólo cuando muere es fecundo, el Instituto comienza a crecer. Ha aprendido de la Madre a abandonarse en manos de Dios, a pesar de las dificultades que ha pasado. Nuestra misión es enseñar la Doctrina Cristiana, es decir: anunciar el mensaje de Cristo a todas las gentes. Hoy lo hacemos a través de obras concretas: catequesis, educación cristiana, sanidad, misiones, apostolado parroquial y social. Todas las consideramos como medios para cumplir nuestra misión.

Hoy cuenta entre sus obras apostólicas:

Misiones

Consideramos la acción misionera como un compromiso que dimana del Carisma de nuestra Congregación y la Misión especial que ha recibido: difundir la enseñanza de la Doctrina Cristiana.

Realizamos este compromiso:

  • Trabajando en tierras de Misión
  • Fomentando el espíritu misionero en aquellos a quienes evangelizamos
  • Orando por las vocaciones nativas y misioneras